JAVI VUELVE A MADRID

Recuerdo, además, aquel día en que subí al coche de mis padres con un par de maletas que pesaban menos que mis miedos. Tenía 17 años y, aunque la decisión de intentarlo había llegado meses atrás, todavía me era imposible imaginar adónde me llevaría todo aquello.

Abandoné el instituto a causa de mi sordoceguera cuando apenas tenía 15 años. Creé en mi mente un mundo muy diferente a aquel que ya no podía ver ni oír. Y ahora, dos años después, era el momento de retomar los estudios en Madrid, lejos de mi hogar, y romper aquella burbuja que al tiempo que me protegía me hacía prisionero. Así fue como aprendí braille y dactilológico en palma, y pronto me sorprendí a mí mismo aprendiendo de mi discapacidad y de la discapacidad de aquellos que fueron mis compañeros y profesores en el C.R.E. Antonio Vicente Mosquete. Fue un año duro, un año en que comencé a creer en un mundo con sentido.

Y hoy, cuando abro la puerta de mi nuevo hogar en Madrid, cuando me doy verdadera cuenta de lo autónomo que soy, me permito a veces unos minutos para mirar atrás. Veo a aquel chico de 17 años. Lo veo solo, rebosante de miedos, entre las paredes de una biblioteca, esforzándose por aprender y por dar lo mejor de sí mismo. Y entonces sé mejor que nunca que la distancia entre el fracaso y el éxito es pequeña: todos tenemos miedos, pero únicamente triunfaremos aquellos que aceptemos seguir adelante con ellos.

 

Descripción imagen: dibujo de Javi de adolescente, presa de la incertidumbre y la tristeza por abandonar su hogar, llegando al colegio de la ONCE con su equipaje.

 

Una respuesta a “JAVI VUELVE A MADRID”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *