JAVI Y SU COMPI

Yo que cojo sus manos. Ella que las apoya sobre las mías. Yo que hago un signo, otro y otro más. Ella que ahora coge mi mano. Yo que extiendo la palma. Ella que signa sobre mi palma. Tac, tac, tac. Son manos que ríen, son manos que sienten, son las manos de dos personas sordociegas que, en silencio, hablamos.

Ella se comunica conmigo en dactilológico en palma, un sistema de comunicación que consta de un signo por cada letra del abecedario, con lo que, signo por signo, construye palabras sobre la palma de mi mano derecha. Yo me comunico con ella en lengua de signos apoyada, dejando que ella apoye sus manos sobre las mías para percibir la lengua de signos a través del tacto.

Raquel y yo somos compañeros de piso en Madrid, pero, más que eso, Raquel y yo somos dos personas sordociegas con características diferentes que a diario, y quizás sin pensarlo, le mostramos al mundo que comunicarnos está al alcance de nuestras manos. Y todavía, tras cuatro meses de convivencia, alguna vez me emociono mientras nos comunicamos. Porque no veremos ni oiremos bien, pero sí sentimos, y mucho de lo que sentimos lo hacemos así, a través de nuestras manos.

Descripción imagen: dibujo de Raquel y Javi en su casa comunicándose en lengua de signos apoyada, con Halima, la perra-guía de Raquel, de fondo.

Una respuesta a “JAVI Y SU COMPI”

  1. Me parece fantástico lo de este chico,lo conocí ayer día 16 de agosto de 2018 en restaurante rausan(Alfajarin)yo le serví la cena y hablé con él a través de sus 2 amigos y les vi mucha complicidad a los 3,ánimo con tus proyectos me parece fantástico,un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *